¿Cuáles son los tipos de empuñadura en pádel?

Uno de los aspectos más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de jugar a pádel es la empuñadura. Tal vez ya estés familiarizado con el término pero no sepas cómo se coge adecuadamente la pala para evitar lesiones o perder puntos. Es necesario saber que la empuñadura no solo nos favorecerá el hecho de mejorar nuestro juego sino que también evitará que suframos posibles lesiones sobre todo las temibles lesiones de muñeca. No debemos acostumbrarnos a los malos hábitos, debemos atajar los errores desde el principio como por ejemplo, los jugadores de iniciación suelen coger la pala demasiado arriba y esto es un error grave.

Tipos de empuñadura

A continuación vemos los tipos de empuñadura que existen en el juego de pádel:

La empuñadura continental o de martillo

Es el tipo de empuñadura más recomendable para comenzar a jugar al pádel. La empuñadura continental o de martillo es la manera tradicional de practicar este deporte. A diferencia del tenis, deporte que precisa cada golpe de una empuñadura diferente, la empuñadura en pádel puede ser diferente en función del golpeo (volea, bandeja, revés…).

A la hora de llevar a cabo una adecuada empuñadura, tenemos que situar nuestra mano dentro del cordón de seguridad que lleva la pala y cogerla como si fuese un martillo. Si ponemos la pala entre los dedos pulgar e índice y la deslizamos hasta el puño de la misma, cerrando la mano, así es como sería la manera correcta de realizar la empuñadura continental.

Empuñadura Este y Oeste

Este tipo de empuñadura puede ser para jugadores que van adquiriendo experiencia y mejorando en su juego. Los jugadores más avanzados suelen probar diferentes empuñaduras de pádel como por ejemplo la empuñadura este que consiste en poner la mano abierta por completo en la parta plana de la pala y bajarla hasta el mango, para agarrarla totalmente. Si tu caso es el de que eres un jugador zurdo, no te preocupes porque tienes la opción de la empuñadura oeste.

Empuñadura Australiana y Western Pronunciada

Otro de los tipos de empuñadura que podemos encontrar dentro de este juego es la empuñadura de pádel australiana que es bastante parecida a la continental, pero con la excepción de que la pala queda perpendicular al suelo y la mano del jugador estaría girada hacia la derecha levemente. Otra opción es la “western” pronunciada. Este tipo de empuñadura es con la pala mirando también hacia el suelo y la mano del jugador descansando sobre el mango.

Empuñadura de Revés y Revés a dos manos

Hay jugadores que se decantan por utilizar la empuñadura de revés. ¿En qué consiste este tipo de empuñadura? Se consigue situando la pala en posición de cuchara, es decir, girándola y colocándola bien abajo, en paralelo al suelo. También puedes optar por la empuñadura de revés a dos manos (como sucede en tennis), que como su propio nombre indica consiste en agarrar la pala con ambas manos. Jugadoras como Marta Marrero hacen uso de esta empuñadura con su famoso revés a dos manos.

¿Quieres saber también cuáles son los beneficios de practicar pádel?

Grip y Overgrip

Cuando hablamos de empuñadura, debemos mencionar el grip que es la cinta que cubre el mango de la pala y el protector overgrip que es la cinta que el jugador añade para aumentar el grosor del mango y adaptarla a sus preferencias. Así también se consigue que no resbale tanto debido al sudor. Parece algo lógico pero hay que decir que cuanto más grande es la mano del jugador, más overgrip debe ponerse. Con esta acción lo que conseguimos es ganar más potencia y evitar movimientos no deseados que nos lleven a sufrir posibles lesiones. Como último consejo, no recomendamos abusar del overgrip ya que podemos llegar a perder control y toque en el juego.