Cómo prevenir lesiones en el tendón de Aquiles en el pádel

Todo deportista, independientemente de su nivel o de su afición particular a la actividad, debe dedicar ciertas sesiones a reforzar sus sistemas preventivos en cuanto a las lesiones más típicas del deporte. En el pádel existen muchos riesgos por los continuos impactos y salidas explosivas que conlleva y hoy queremos tratar una de las más habituales en los jugadores, hablamos de la tendinitis en el tendón de Aquiles.

Te contamos cuáles son las causas más habituales que provocan una inflamación en la parte posterior del pie para que aprendas a ejercitar dicha zona como se merece, y así disfrutar de una larga vida deportiva sin lesiones.

El calzado de pádel es esencial

Debemos fijarnos bien en qué tipo de calzado llevamos mientras practicamos nuestro deporte preferido, ya sea running, fútbol o pádel. En este último existen unas características que harán proteger a las distintas articulaciones del tren inferior así como a la musculatura que rodea a estas estructuras. Centrándonos específicamente en el tendón de Aquiles debemos fijarnos que la zapatilla posea contrafuertes posteriores para que nos proteja lo suficiente ante movimientos incontrolados del tobillo pero que, a la vez, nos otorge la movilidad en el mismo que nos permita jugar sin incomodidades.

acsis

Por otro lado cabe mencionar la altura de la caña de la zapatilla, sobre todo en la parte trasera. Esta no debe ser ni demasiado alta, para no dañar la rodilla en el caso de que el tobillo se tuerza, ni demasiado baja, para que el pie permanezca sujeto en todo momento. Cada zapatilla debe estar lo más adaptada a la forma anatómica de cada pie, por lo que deberás vigilar especialmente estos dos conceptos para evitar la tendinitis aquílea.

Acortamiento muscular posterior

Otro de los factores que hacen más propenso al jugador a sufrir esta patología deportiva, siendo esta causa independiente del tipo de deporte que se practique, es el acortamiento muscular en toda la musculatura posterior del tren inferior. Especialmente en dos grupos musculares: el gemelo y el sóleo. Sin una suficiente movilidad de estos dos grupos musculares el tendón trabajará en exceso provocando una inflamación del mismo que, a largo plazo, derivará en la tendinitis del tendón de Aquiles.

estiramientos isquiotibiales

¿Cómo solucionar este factor de riesgo? Bien sencillo: dedicar tiempo a los estiramientos en sesiones específicas para ello o bien después de entrenar o competir de forma progresiva en la vuelta a la calma. Unos músculos con suficiente elongación son sinónimo de salud tanto articular como tendinosa o ligamentosa.

DÉFICIT DE FUERZA

No solo insistimos en la importancia de seguir sesiones de fuerza con transferencia deportiva hacia el pádel para incrementar el rendimiento en el mismo, sino también para prevenir lesiones de este tipo por una falta de fuerza en la musculatura que toca. Como bien se ha mencionado anteriormente el tríceps sural (gemelos + sóleo) interviene en la mayoría de gestos explosivos del pádel, como las arrancadas o el juego de pies.

ejercicio gemelos excentrico

Si deseamos alejarnos de esta temida lesión es conveniente que centremos nuestros esfuerzos en fortalecer ambos músculos de una manera eficaz, sin involucrarnos demasiado en conseguir unos gemelos voluminosos. Más bien debemos enfocar el entrenamiento hacia ejercicios excéntricos cuyas características son idóneas para reforzar los tendones, también el de Aquiles.

 

0 Comentarios Join the Conversation →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *